Cómo arreglar una grieta o golpe en la pared

Desconchones y grietas en paredes: truquis para arreglarlos

Alba Caraballo - 15 de abril de 2021 - Trucos de bricolaje

La pintura en las paredes se debe revisar al cabo de pocos años, y es que, con el uso puede no solo mancharse, sino que además pueden aparecer grietas y desconchones haciendo que a la larga, se vea vieja y aporte un aspecto poco deseable a la estancia.

Si tienes alguna pared con alguna rayadura, agujero de algún cuadro, golpe o abolladura, toma nota de estos truquis de bricolaje para arreglar una grieta en la pared. 

Ver también: Trucos de reparación en casa para novatos

Y de repente... ¡una grieta en la pared?

Si has intentado colgar un cuadro y has dejado la pared como un queso de Gruyere, si le has dado un golpe con una silla, una puerta sin tope ha dejado una marca o alguno de tus hijos ha estrellado un juguete contra ella y ha aparecido una grieta, es momento de ponerse manos a la obra para arreglarla. 

Dejar que las paredes se deterioren poco a poco no es opción, ya que pueden empobrecer la estancia y hacer que tenga un aire de abandono. Con estos sencillos truquis de bricolaje para novatos, podrás arreglar esa grieta en la pared en pocos pasos. 

Arregla la grieta de la pared paso a paso

Antes de comenzar, prepara el material que necesitas. En este caso, para tapar grietas en la pared, hazte con:

  • Un Trapo
  • Masilla para pared en pasta o polvo
  • Espátula
  • Lija de grano fino

Paso 1: Limpia la pared

Lo primero que has de hacer es preparar la pared, para ello, es fundamental limpiarla bien para eliminar cualquier resto de polvo, suciedad o pintura que pueda tener.  

Paso 2: Comprueba la pared por si hay otras grietas

Para tener claro cuál es el área que vas a trabajar, acerca la linterna del móvil u otra fuente de luz hacia la zona de la pared donde está la grieta. Puede que te des cuenta que es más profunda o larga de lo que imaginabas o que incluso aparezca otra más pequeña de la que no te habías percatado. 

Paso 3: Prepara la masilla

Para poder cubrir la zona de la pared donde está la abolladura o desconchón necesitas masilla para paredes y espátula. La masilla puedes comprarla en cualquier tienda de bricolaje, la encontrarás en polvo o en pasta. Se trata de un producto moldeable que se usa para tapar agujeros o desperfectos que pueda haber en la pared. Sigue las instrucciones del fabricante para conocer el tiempo de secado o su mantenimiento (piensa que no utilizarás toda y te puede servir para otras ocasiones).

Paso 4: Aplica la masilla

Si es la primera vez que trabajas con masilla, comienza por algún agujero que no esté muy visible, bien sea porque lo tapa algún cuadro o esté en una zona escondida de la vista. Aplica una pequeña porción de masilla y, para ello, ayúdate de la espátula para aplicarla y extenderla. Ten cuidado al apretar con la espátula para evitar dejar surcos con los extremos, pero asegúrate de que penetre la suficiente masilla en la zona abollada. Alísala con la espátula hasta que quede lo más homogénea posible.

Si se te ha caído algún trozo en la pared, es hora de retirarla con un paño húmedo. 

Paso 5: Lija la pared

Para que la pared se vea uniforme y no queden bultos, utiliza una lija de grano fino. Pásala varias veces hasta alisar bien la zona donde aplicaste la masilla y evitar así que se note un parche. 

Paso 6: Pinta la pared

Para rematar el trabajo y dejar la pared como nueva, solo te queda pintarla. Puedes darle una capa de imprimación y después aplicar el color deseado para esa estancia.