Cómo guardar correctamente los zapatos de temporada

Truquis para almacenar zapatos de una temporada a otra sin que se estropeen

Alba Caraballo - 6 de mayo de 2021 - Trucos caseros

Cuando pensamos en el cambio de armario o nos disponemos a afrontar esta ardua tarea, invertimos mucho tiempo en guardar la ropa y, cuando ya hemos hecho casi todo el trabajo, nos damos cuenta que aun nos queda realizar el cambio de calzado. Muchas veces, se relega esta labor a un segundo plano y, bien sea en una caja todos juntos o en una bolsa de plástico, en ocasiones se almacenan sin más cuidado.

¿Qué ocurre en este caso? Cuando queremos volver a usar esas bonitas sandalias con abalorios o esas vistosas botas de piel, están arrugadas, han perdido prestancia y parecen envejecidas. Para que no te vuelva a ocurrir, te presentamos una serie de trucos para guardar correctamente los zapatos de temporada.

¿Por qué prestar atención a un correcto almacenamiento del calzado?

Antes de ponernos manos a la obra, es importante que sepas por qué es importante guardar correctamente los zapatos de una temporada a otra. Esto evitará que te coma la pereza y tiendas a almacenarlos de cualquier manera, sobre todo, si adoras algunos zapatos o sandalias o quieres alargar su vida útil.

La humedad y la suciedad suelen ser un problema para el calzado. Pueden dejar manchas antiestéticas que son difíciles o imposibles de eliminar posteriormente si los guardas durante varios meses sin haber tenido la precaución de guardarlos limpios y libres de humedad.

Incluso un olor desagradable en el calzado puede ser imposible de sacar si los guardas sin más. Mantener la horma del zapato, la forma y el material en buen estado también es importante para que no se vuelvan quebradizos, inestables, pierdan su forma, sean incómodos o ya no se vean bonitos. Almacenarlos en sitios muy fríos o muy cálidos puede dañar su apariencia. 

Reglas básicas para guardar el calzado de una temporada a otra

La forma correcta de guardar los zapatos depende de varios factores, entre ellas la época del año en la que estás, el espacio que tienes de almacenamiento, la humedad que haya en tu ciudad o la cantidad de calzado que poseas. 

Ver también: Trucos para almacenar los productos de limpieza en poco espacio

Proteger tu calzado del calor, el frío, la humedad o la suciedad harán que los conserves en buen estado durante más tiempo. No parece complicado de hacer, ¿verdad? Echa un vistazo a estos trucos de almacenaje de calzado de una temporada a otra para comprobar si lo estás haciendo correctamente. 

Almacena en un lugar fresco

Tus zapatos deberían estar en un lugar fresco pero no demasiado frío ya que puede afectar a la horma, la robustez o el ajuste del material. Tenlo en cuenta si sueles guardarlos en el sótano o en un trastero. Tampoco conviene dejarlos en un lugar con mucha luz o calor, como puede ser un armario en la terraza bajo el abrasador sol del verano. 

La humedad y el calzado son grandes enemigos

Antes de guardarlos, verifica que el calzado esté totalmente seco. En este sentido, merece la pena quitar los cordones o dejar secar bien las zapatillas al aire si las has lavado antes de guardarlas. La humedad ha de estar alejada de tu calzado ya que un exceso de humedad puede hacer que prolifere el moho, estropeando para siempre esos zapatos de ante que tanto te gustan y también puede agrietar el cuero, doblarlo o arrugarlo. Es importante que realices este paso antes de guardar, porque después algunas manchas han penetrado tan profundamente en el zapato que ya no se pueden quitar

Para garantizar que el calzado está seco, puedes añadir una bolsita con unos granitos de arroz o puedes guardar esas bolsitas anti-humedad que vienen con alguna ropa cuando la compras. 

¿Zapatos como sardinas en lata?... ¡No!

Es importante que no apiles los zapatos unos encima de los otros y los aprietes para que te entren cuantos más mejor en esa caja o maleta que tienes preparada. Incluso si metes papel de periódico dentro de tus zapatos para que guarden la forma, al estrujarlos unos contra los otros pueden hacer que se deforme el material y después no vuelvan a tener la forma original. Por el contrario, deberían tener suficiente aire para "respirar", es decir, para estar en su forma natural, sin una presión externa. 

Guarda los zapatos limpios

Si, suena laborioso y pesado pero, ¿no te da envidia cuando ves los armarios de las influencers? Todos esos zapatos apilados en estantes que parecen haber salido de la zapatería hace dos días y, sin embargo, pueden tener muchas temporadas. La clave está en el cuidado hacia el zapato. Límpialos siempre tras su uso, sobre todo si tienes algunas piezas más caras o que te gusten especialmente. Tras limpiarlos, según las indicaciones del fabricante, puedes limpiar la suela con un poco spray en alcohol y un algodón y puedes meter pequeñas bolsitas perfumadas en los zapatos.  

Si sigues estos sencillos consejos, habrás dado el primer paso hacia unos zapatos duraderos y bonitos en cada temporada. 

Ahora nos enfrentamos a un segundo reto: encontrar un espacio de almacenamiento adecuado para los zapatos, algo que puede no parecer sencillo si tienes una casa pequeña y tu armario es lo contrario al de una influencer. Aun así, hay truquis que pueden servirte.

Truquis para almacenar zapatos de una temporada a otra

Fuente: apieceofrainbow.com

No existe una única y correcta manera de guardar los zapatos, de hecho, puedes encontrar ingeniosas y creativas ideas de crear tus propios organizadores de zapatos, usando muebles antiguos, tubos de pvc, cajas de cartón, etc. Todo depende del espacio que tengas de almacenaje, de la cantidad de zapatos que tengas, lo grandes que sean o el tipo de material. 

En cualquier caso, estos tips de almacenaje de zapatos de temporada, pueden ayudarte a encontrar la fórmula más adecuada en tu casa: 

Almacena los zapatos en el zapatero

Si tienes suficiente espacio en tu zapatero, puedes almacenarlos en él. Simplemente cambia el orden y deja más a mano o a la vista el calzado de temporada y relega a puestos secundarios los que no vas a usar. El único consejo en este caso es que tu zapatero esté en un lugar protegido de la humedad, el frío o el calor. 

Cajas de zapatos

Si tienes hueco en un armario, en un trastero con buenas condiciones o una habitación que uses menos, también puedes almacenarlos en cajas de zapatos. La caja de zapatos protege los zapatos del polvo y, por lo tanto, es ideal para materiales que no se pueden limpiar fácilmente. En este sentido, te conviene guardar la caja original del calzado o, si la has tirado, puedes adquirir cajas de cartón a buen precio. Puedes incluso rotular cada caja para saber qué zapatos hay dentro o incluso, ya de nivel de organización profesional, hacerles una foto y pegarla en la caja. 

Bolsas para zapatos

Cuando hablamos de bolsas, no nos referimos por supuesto a bolsas de basura o bolsas de plástico reciclable de las tiendas, sino a las bolsas de tela. Son perfectas para proteger distintos zapatos entre sí, si después vas a guardarlos todos en una caja más grande o en una maleta. 

Trucos para almacenar tus zapatos si no tienes espacio

La creatividad es fundamental en este caso, sobre todo, si no eres de los afortunados que tienen un vestidor de revista. Estas soluciones pueden ayudarte: 

- Coloca tus zapatos en un banco o puff con espacio hueco en su interior.

- Dispón varios estantes detrás de una puerta o utiliza un organizador de calzado de tela que puedas colgar en la puerta del armario.

- Busca esas esquinas estrechas tras las puertas para crear estantes donde almacenarlos, son esos espacios muertos que puedes reutilizar.

- Coloca una balda sobre la puerta de entrada de alguna habitación y coloca cajas vistosas de colores que escondan... ¡tus zapatos de temporada!

- Utiliza el espacio bajo la cama si no tienes una capa con canapé.