Los mejores trucos para planchar la ropa fácil y rápido

Trucos para un planchado eficaz y... ¡sin estrés!

Alba Caraballo - 11 de marzo de 2021 - Trucos caseros

¿Qué es lo que más pereza te produce en torno a las tareas del hogar? Según las encuestas que se realizan periódicamente en torno a las labores caseras, la plancha, junto con la limpieza del horno y del baño, ocupan el lugar destacado en cuanto a las más tediosas para los españoles.

Y es que, la plancha es una tarea que puede ocupar mucho de tu tiempo, sobre todo, si en casa sois varios. Por lo tanto, ha llegado el momento de facilitar esta tarea, para ello hemos recopilado los mejores truquis para planchar la ropa de forma fácil y rápida. Quedará perfecta... ¡y sin arrugas!

Interesantes truquis para planchar la ropa de forma sencilla

1. Apréndete los símbolos de planchado

No solo es importante revisar las etiquetas de lavado de la ropa, también has de tener en cuenta lo que recomienda el fabricante en torno al planchado. En las etiquetas encontrarás el dibujo de una plancha con uno o varios puntos. Los puntos nos dirán cuál es la temperatura que hemos de emplear para planchar la prenda:

- Un punto indica que has de planchar la prenda a baja temperatura. Suelen ser fibras acrílicas o de nailon.

- Dos puntos significa a temperatura media (generalmente lana)

Si la plancha tiene tres puntos puedes plancharlo a temperatura alta (productos de algodón y lino normalmente).

Consejo: no dejes la plancha en una misma zona de la ropa durante mucho tiempo si quieres evitar agujeros antiestéticos en la ropa.

2. Trucos pare evitar las arrugas en el cuello, bolsillos o mangas de las camisas

Al planchar camisas y blusas, los movimientos que realizas con la plancha han de ser los adecuados para evitar dejar arrugas adicionales o estropear aquello que ya has planchado. Para lograrlo, recomendamos seguir el siguiente orden de planchado:

- A la hora de planchar el cuello, la regla de oro es: primero desde el interior, luego desde el exterior. Mueve la plancha de un extremo al medio y luego repita en el otro lado para evitar arrugas en el cuello.

- Plancha siempre la zona donde están los botones y el bolsillo del pecho desde la parte interior para no dañarlos con el calor que desprende la plancha.

- Para planchar las zonas de los hombros, estira la camisa sobre el borde delantero (el que es más estrecho) de la tabla de planchar y plancha la zona de la espalda desde el exterior.

- Desabrocha los botones de las mangas para plancharlos y, con las mangas abiertas, plancha los puños primero por la izquierda y luego por la derecha. Las mangas solo se deben planchar desde el exterior.

- Para planchar la manga de la camisa, colócala sobre la tabla de planchar y alísala antes de pasar la plancha. Ahora plancha desde el hombro hacia el puño.

Consejo: si quieres un pliegue en la manga, puedes plancharlo sobre los bordes. Si no lo quieres, necesitarás tener un accesorio para mangas. 

-Finalmente plancha la zona delantera de la camisa, para ello, la parte del cuello se coloca sobre la cabeza de la tabla de planchar y la camisa se tira directamente sobre ella. Ahora pasa la plancha desde el exterior (y abajo) en sentido antihorario.

3. Trucos para planchar la ropa... ¡sin planchar! 

Todos deseamos dejar la plancha guardada al menos una semana y poder disfrutar de ese tiempo de planchado en otra labor más entretenida. Por lo tanto, si no tienes tiempo de planchar o no te apetece, puedes poner en práctica estos trucos: 

Consejo 1: el vapor del baño

Cuelga la prenda que quieras ponerte en una percha en el baño cuando vayas a ducharte y aprovecha el vapor que se produce con el agua caliente para que desaparezcan esas arrugas que tiene la prenda. 

Consejo 2: lavado en frío

Si lavas la ropa en agua muy caliente, saldrá mucho más arrugada que si lo haces en agua fría o tibia. Centrifuga la ropa brevemente cuando haya terminado el programa de lavado y asegúrate de sacarla de la lavadora en cuanto termine de lavarse. Tiéndela lo más recta posible para evitar arrugas, incluso puedes usar una percha. 

Consejo 3: el secador

Una solución de última hora puede estar en tu baño. Recurre al secador. Primero humedece la prenda y luego sécala con tu secador de pelo. Las arrugas pequeñas desaparecerán por sí solas; las más grandes quedarán más matizadas. 

4. Un planchado rápido sin tabla de planchar

Sacar la tabla de planchar y montar todo el set para hacer esta tarea ya entretiene un rato, por lo tanto, como alternativa, puedes utilizar una superficie lisa, generalmente una mesa. Para proteger la mesa del calor de la plancha, conviene utilizar una manta de lana suficientemente gruesa, sábanas viejas o una toalla húmeda, sin arrugas, por supuesto.

5. Cuida tu plancha para que pueda planchar mejor

Con el tiempo, la base de la plancha se vuelve opaca y sucia. Esto hace que planchar sea mucho más difícil. Cuesta que la plancha patine sobre la superficie e incluso es fácil que se pegue a la tela provocando un agujero. Para limpiarla enchúfala para que se caliente levemente y aprovecha ese calor para poder limpiarla con un estropajo suave (ojo, no utilices el de la vajilla) y pueda salir la costra quemada. 

Ver también: Cómo limpiar la plancha por dentro y por fuera

6. Usa agua destilada en la plancha

Para evitar la calcificación del hierro desde el inicio, usa preferiblemente agua destilada. Sin embargo, dado que esto une el CO2 del aire, se puede formar óxido con el tiempo. Para deshacerlo, necesitas un descalcificador. Antes de ir a la tienda a por uno, mira en tu cocina. ¡El vinagre o el ácido cítrico son la solución! Mezcla vinagre con un poco de agua. Ahora vacía completamente el depósito de agua de la plancha antes de añadir el agente descalcificador de fabricación casera. Calienta la plancha en la posición más alta. Con algunas ráfagas de vapor, el líquido llega a los canales y mangueras de vapor adecuados.

Apaga la plancha y déjala reposar unos minutos para que el producto funcione. Después de unos 15 minutos, vuelve a calentar y suelta algunas ráfagas de vapor. Repite el proceso hasta que no salga más suciedad de la plancha. Ahora vacía el tanque de agua y enjuaga las boquillas de vapor con agua clara destilada.