14 trucos caseros que en realidad... ¡no funcionan!

Trucos y remedios caseros que son inútiles

Andrea Hidalgo - 8 de abril de 2021 - Trucos caseros

Si bien en Truquis nos dedicamos a probar remedios que pueden ser útiles y facilitarte tu vida, también hemos encontrado tanto en redes sociales como en Internet ideas peregrinas que no solo no funcionan, sino que además pueden resultar peligrosas. 

Así, ni el bicarbonato de sodio es el remedio para limpiar absolutamente todo, ni dejar las pilas en la nevera hace que duren más. Te presentamos una serie de trucos caseros que, en realidad, no funcionan. 

Trucos y remedios caseros que no sirven para nada

 

1. ¿Las pilas en el frigorífico?

Este es un truco bastante antiguo y también bastante inútil. ¿Has escuchado que debes guardar las pilas en el frigorífico para que duren más? Resulta que la temperatura de la nevera no ayuda a las pilas en absoluto, de hecho, puede dañarlas. Mantenlas a temperatura ambiente y deja el refrigerador para lo que realmente funciona.

2. Altavoz con rollo de papel higiénico

¿Por qué pagar un buen dinero por esos aparatos electrónicos que amplifican tu música de manera tan maravillosa cuando tienes un rollo de papel higiénico? Según una serie de tutoriales de Internet, puedes usar un tubo de cartón para hacer un amplificador haciéndole una ranura y equilibrándolo con alfileres. Hacerlo es verdaderamente simple pero absolutamente inútil. Un tubo de cartón no va a ayudarte a escuchar la música más alto y envolvente. 

3. Papel de periódico para los cristales

Un consejo casero muy recurrente de limpieza de cristales es usar papel de periódico. Definitivamente hay algo de verdad en este consejo, porque el papel de periódico clásico tiene poros grandes por lo que es extremadamente absorbente y adecuado para pulir los cristales y dejarlos brillantes. Sin embargo, no todos los periódicos tienen la misma calidad, el papel de los periódicos de hoy en día es a menudo demasiado liso y duro, por lo que solo se dejan rayas y huellas en las ventanas con él. Tampoco han de usarse papeles reciclados escritos con tinta de impresora.

4. La tostadora sandwichera

¿Has visto este truco? Una recomendación que  hemos visto es utilizar la tostadora a modo de sandwichera. Se coloca jamón y queso entre dos rebanadas de pan, se pone la tostadora de lado y se introduce el sandwich. ¡No lo hagas! el queso derretido acabará dentro de tu tostadora que quedará inservible. Además, las ranuras de una tostadora están hechas para meter una rebanada, no más. Si quieres atajar y evitar las gotas de queso envolviéndolo todo en papel de aluminio, tendrás pan caliente, no tostadas.

5. Usar zumo de limón para la piel

Hemos encontrado recetas de mascarilla, exfoliantes y blanqueantes para manchas de la piel elaborados con limón. Deja el limón para hacerte un zumo ya que cualquier contacto en el cuerpo, manos o cara, terminará quemando e irritando la zona.  

6. Hornear una pizza en el microondas con una taza de agua

¿Has visto este truco casero? Se supone que si quieres hacer una pizza rápido en el microondas y que además quede crujiente, puedes meterla en el microondas con una taza de agua. La idea detrás de esta táctica es que el agua producirá un calor más seco para calentar tu pizza. Es un truco súper fake, el borde y la base saldrá blanda del microondas, y además tendrás un vaso extra de agua tibia. 

7. Orinar sobre una picadura de medusa

Es un truco muy antiguo y publicitado, incluso un capítulo de la serie Friends pone en práctica esta idea. Es una idea extravagante pero no útil. De hecho, puede irritar aun más la zona de la picadura y la herida puede empeorar. En su lugar, usa agua de mar para lavar la herida y acude a una farmacia para poder aplicar un ungüento, es menos repugnante y embarazoso. 

8. Cuchara de madera para que la olla no desborde

Según dicen si colocas una cuchara de madera sobre la olla cuando hiervas pasta evitarás que el agua se derrame. No funciona así: con una olla que esté hirviendo ligeramente, puedes tener suerte y el truco funcionará. Pero, si el fuego está a máxima potencia y el agua está en ebullición una simple cuchara de madera no evitará que hierva.

9. Quitar la chapa de la botella con un rizador de pestañas

A falta de abridor, hay quien ha utilizado un rizador de pestañas para quitar la chapa de una botella. No lo intentes si no te quieres quedar sin tu rizador, lo único que sucederá es que lo partirás.

10. Hacer slime con cola y fanta de naranja

En TikTok hay vídeos que se han hecho virales con trucos que, en realidad, no funcionan. Uno de ellos es aquel en el que se muestra cómo hacer slime sin bórax o líquido para lentillas. En este caso, la propuesta es mezclar fanta de naranja y cola. Ni lo intentes, no funciona. 

11. Dibujos en el café con una plantilla de papel

Si intentas preparar un café original con uno de esos dibujos tan bonitos que ves en las fotos de los Instagramers, la plantilla de papel no es la solución. Hay quien ha utilizado un folio con agujeritos estratégicos con forma de hoja, lo ha colocado sobre la taza y ha volcado azúcar moreno para hacer  un dibujo sobre la nata. No funciona, quedará un borrón. 

12. Usar espuma de afeitar para limpiar grasa de la alfombra

Como si se tratara de un producto de limpieza en seco, algunos vídeos de Internet muestran como se puede eliminar la grasa de la alfombra con espuma de afeitar. Olvídalo, la grasa seguirá en su sitio, este producto no puede absorber la mancha de tu moqueta.

13. Medio limón en el lavavajillas

El limón es aromatizante, neutralizante de olores y blanqueador, por lo que, hay quien dice que si lo pones en el lavavajillas contribuye a abrillantar tu vajilla y a aportar buen olor. La realidad es que medio limón no puede hacer todo eso con toda la carga de tu lavavajillas.

14. Blanquear la funda del móvil con bicarbonato y vinagre

Si bien el bicarbonato y el vinagre son dos elementos muy usados en la limpieza por su poder desincrustante y limpiador, si tu funda del móvil está muy amarillenta, nada podrá con ella. Cuando está desgastada o teñida por el sol, podrás limpiarla pero no devolverle el tono blanquecino inicial.